Ola de solidaridad

Ola de solidaridad

El volcán desata una ola de solidaridad

Hace apenas una semana, el volcán de la isla de La Palma se activaba y comenzaba la catástrofe natural, llevándose poblaciones enteras por delante. Afortunadamente, la ciencia pudo advertir antes de lo que iba a suceder y no hay que lamentar daños en vidas humanas, o al menos daños físicos, pero si que el volcán se ha llevado por delante pueblos, edificios, plantaciones, negocios, escuelas… un duro golpe a la vida y la economía de muchas personas.

La respuesta por parte de los propios vecinos insulares no se hizo esperar, pero también se ha despertado una gran ola de solidaridad desde la península. Se traduce en recogida de dinero, en envío de ropa, alimentos y productos de primera necesidad. Además, muchas personas se han trasladado hasta la isla como voluntarios para ayudar a las familias desalojadas y las que han perdido sus casas.

Esta ayuda desinteresada está sirviendo para cubrir las necesidades básicas de los evacuados, pero hará falta un plan estratégico y público para garantizar un futuro a todas estas familias.

A nosotros nos alegra ver la capacidad que tiene la gente de movilización cuando vemos a nuestros vecinos sufrir. Esto demuestra que no es tan difícil tener empatía y capacidad de acción. Saber ponernos en el lugar del otro y mostrar generosidad. En la otra cara de la moneda, encontramos la especulación por parte de grupos inmobiliarios, que, ante el aumento de la demanda y la escasa oferta, han subido el precio de alquileres, ventas, alojamientos turísticos… Aún hay quienes “pescan en río revuelto” sin escrúpulos y anteponiendo sus propios intereses a los de la mayoría.

Esta cara de la sociedad es la que nos gusta, la que tiene empatía. Ahora hay que seguir trabajando para que estas olas de solidaridad se extiendan no solo por simpatía la vecino, sino también al que vive un poco más lejos y lo deja todo buscando una oportunidad, hacia el que piensa diferente, hacia el que tiene gustos diferentes, hacia el que reza a otro dios o es de otro color.

Por nuestra parte, seguiremos trabajando para que el mundo sea un lugar mejor para todos y no solo para algunos. Seguiremos trabajando para crear comunidades sostenibles y en las que se respeten los derechos de todo el mundo, donde no haya diferencias si naces hombre o mujer, si eres blanco o negro, si te gustan los hombres o las mujeres…

 

 

oriens

Oriens es una cooperativa social que tiene como objeto la intervención socioeducativa y cultural para promover cambios en nuestro entorno.

Deja una respuesta