Málaga se quema

Málaga se quema

Un tragedia medioambiental y humana

El pasado 8 de septiembre se inició el terrible incendio que ya ha devastado más de 7400 hectáreas en la provincia de Málaga. Todos los veranos nos despertamos con terribles noticias de incendios, pero qué tiene este qué nos escandaliza tanto. Vayamos por partes:

  • Desde el momento en que se inicia, se levantan las sospechas de que pueda ser provocado, por el hecho de detectarse dos focos diferentes a cierta distancia. Sospecha, que horas después se hace más real. En España casi el 53% de los incendios son intencionados. Esto nos muestra que seguimos ante un déficit de concienciación sobre la importancia de cuidar nuestro entorno, tenemos aún mucho trabajo por delante en lo que a educación medioambiental se refiere. Pero no solo por parte de los ciudadanos, sino también de las políticas que se aplican que cuando hay que hacer “recortes” se suele tomar como secundario invertir en el mantenimiento y protección de bosques y zonas naturales, prevalece la política de actuar cuando haga falta en vez de prevenir.

 

  • El cambio climático también está presente en las tragedias. El incendio parece provocado, pero el modo en que ha actuado tiene que ver con el cambio climático. Estamos ante lo que se denomina “incendio de sexta generación”. En España aún no habíamos visto un caso similar, pero sí muy cerca a nuestros vecinos portugueses. La organización “Paisajes Cortafuegos” ha alertado del impacto de los incendios de sexta generación imposibles de apagar y que son ya una emergencia social, cuyas muertes a escala mundial se han incrementado un 276% en los últimos años. Ya vimos en Australia lo terrible y en la magnitud que la tragedia puede causar. Los incendios forestales en Australia quemaron más de 10000 hectáreas y fallecieron 26 personas.

 

  • Ante una situación de emergencia, nuestros dirigentes políticos no están a la altura de las circunstancias. Esto se debe a un déficit de cultura democrática, no sabemos anteponer el bien colectivo, seguimos pensando en nuestras pequeñas parcelas, en nuestros objetivos personales y partidistas. Pero nosotros, como sociedad, también debemos aprender a reclamar, no se trate de ideologías o de partidos, sino de responsabilidad, de comprender que las instituciones pertenecen a los ciudadanos y sus gestores son representantes a los que votamos y a los que tenemos que exigir responsabilidades.

Además de todo esto, este terrible incendio ha tenido una víctima mortal, un bombero forestal de tan solo 44 años, lo que añade aún más a dolor a este terrible tragedia. Hay que seguir trabajando mucho para evitar estas catástrofes y, que si los accidentes ocurren, porque pueden ocurrir, sean realmente accidentes que no pudieron evitarse a pesar de todas las medidas de prevención. Una reflexión profunda sobre nuestro patrimonio, sobre la importancia de cuidar nuestro planeta es urgente y sin duda, seguir trabajando desde la educación como mejor camino para la prevención y la concienciación.

oriens

Oriens es una cooperativa social que tiene como objeto la intervención socioeducativa y cultural para promover cambios en nuestro entorno.

Deja una respuesta